El volumen en el dibujo


Dibujos de objetos con volumen

Percepción de volumen


Una hoja de papel, por mencionar un medio de soporte común para dibujo, constituye un entorno bidimensional de trabajo. La intención de representar un objeto tridimensional en ésta, se consigue como una sugerencia. Es decir, físicamente, la hoja de papel cuenta, solamente, con una dimensión longitudinal y otra transversal (largo y ancho) y ahí se pretende mostrar que el objeto retratado, adicionalmente, tiene una cierta altura. Para conseguir esto, se recurre a una serie de técnicas o recursos que hagan creíble lo insinuado. Por mencionar únicamente dos de estos recursos, tenemos el manejo de la perspectiva. En las siguientes ilustraciones se muestra una vista bidimensional vista desde arriba de un grupo de formas geométricas y, a su vez, dos perspectivas a distintos puntos de fuga del mismo grupo con lo que se alude a una tridimensionalidad o volumen.




El Supuesto juego de luces y sombras, que bajo este contexto son también sugerencias, es otro recurso para dar la idea de volumen. El dibujo presentado al inicio de la entrada, realizado en grafito, exhibe contrastes marcados, con una amplia gama de gradaciones, para hacer una transición moderada que pasa de un tono máximo oscuro a un tono máximo claro. Haciendo a un lado otros conceptos como: tema, posición, proporción, expresión, textura y demás, para enfocarnos en la simple técnica, con dichos claros- oscuros damos a entender que lo presentado no es una figura plana, sino volumétrica o tridimensional.