Literatura fantástica -Todorov




Lo fantástico primera parte


“Lo fantástico no es otra cosa que la vacilación prolongada entre una explicación natural y otra sobrenatural concernientes a un mismo acontecimiento.”[1]


En el género de lo fantástico, la coexistencia entre lo real y lo irreal, lo posible y lo no posible determina estados de incertidumbre, como reacción normal, en un lector cualquiera. Todorov[2] postuló como necesaria la identificación de tal condición, considerándola como una propiedad estructural esencial en toda obra literaria fantástica.


“La más antigua y poderosa emoción de la humanidad es el miedo, y la clase más antigua y poderosa de miedo es el temor a lo des

conocido.”[3]


La lectura es un acto social. Un encuentro del lector con “un otro” donde se establece un dialogo por lo que el “otro” dice en los mensajes plasmados a través de lo escrito, que es vigente en el presente del lector, y a la reacción que el lector tiene a lo leído.

En el género de lo fantástico, el rastro de éste se halla en el encuentro entre autor y lector. Con relación a lo expresado explícitamente en lo enunciado, según Mijaíl Bajtín, se establecen relaciones de tipo históricas al trazar vínculos con otros enunciados previos así como con los enunciados subsecuentes.

El autor demandará un cierto compromiso por parte del lector para la presentación y aceptación de sus ideas con lo que conseguirá envolverlo, siendo dicha identificación indispensable para la experimentación de perplejidad derivada de la descripción de los distintos acontecimientos que se van explorando.


“La fantasía me provee de una manera diferente de ver la realidad. Mi editor, Lester del Rey, suele argumentar que la fantasía (en este caso lo fantástico) es uno de los géneros literarios más difíciles de trabajar porque exige un gran manejo del realismo. Lo que en realidad quiere decir, es que si el lector no puede hacer, en cierta forma, a un lado su incredulidad como para aceptar la posibilidad de lo presentado en la historia, entonces el escritor ha fracasado. Sobre esta opinión, he empezado a creer en su validez.”[4]


Es importante mencionar que los eventos presentados requieren ser distanciados de posibles interpretaciones poéticas o alegóricas que impedirían el nacimiento de la incertidumbre mencionada. Dicha incertidumbre no puede a la vez ser confundida como un rasgo temático adicional en un texto, sino que, como medio, es uno de los principales definidores de la condición de lo fantástico. Si se logra que el lector penetre y se integre a la misma realidad de los personajes, la vacilación experimentada por el lector será la misma que la de los personajes. La vacilación se da por una indefinición de postura ante un suceso presentado. No puede ser aceptado como algo totalmente natural pero tampoco considerarlo como algo sobrenatural.

Es necesario precisar que, al hablar de un lector, no se está refiriendo a una persona física capaz de leer sino a una función implícita del texto. Algo similar ocurre cuando se hace referencia a la función del narrador. La función del lector puede ser constituida por la presencia, dentro del mismo texto, de un personaje testigo que le represente y con el que habrá de identificarse.

Una obra literaria de género fantástico lleva en su unidad estructural la deliberada manipulación del discurso figurado como parte integral en la construcción de sus enunciados.

Una de las obras mejor logradas dentro del género de lo fantástico es: Manuscrito encontrado de Zaragoza por Jan Potocki. La obra incluye a la vez un conjunto de Sub- historias o historias de orden secundario que están integradas dentro del desarrollo normal de la historia principal. Con lo que pretende inducir ciertos estados hacia el evento que se ha descrito. Esto aunado, desde luego, al uso de fórmulas modalizantes (hubiera jurado que... por un momento pensé... casi estaba seguro.... etc.). El uso de fórmulas modalizantes no es propio de un simple estilo de escritura sino un componente de las propiedades estructurales del género.

La ambigüedad determinada por la incertidumbre buscada puede ser también alcanzada por el empleo el imperfecto o copretérito; el cual, al igual que en las fórmulas modalizantes, no debe alterar el sentido de una frase, pero sí modificar la relación entre el sujeto de la enunciación y el enunciado. Por ejemplo, la frase: “Yo compraba en aquella tienda” No precisa si aún se sigue comprando ahí o ya no. Existe una posibilidad, pero no hay la certeza; de lo cual se deriva la incertidumbre.

La coherencia interna que un discurso literario presenta es independiente a la verificación de los hechos que exhibe. Es decir, lo verdadero o falso que pudieran resultar las aseveraciones expuestas resultan intrascendentes sobre la lógica con que dichas aseveraciones se muestran y si es que son presentadas de forma incoherente pueden llegar a ser consideradas como parte de una deliberada temática. Esto es particularmente vigente en la ejecución de la función del narrador cuyo desarrollo se da en la estructura de la enunciación. Simplemente relata los eventos que se están manifestando por lo que es únicamente testigo de estos. Es bastante frecuente que la función del narrador llegue a empalmarse con la función del lector pues ambos funcionan como testigos. En tal caso, si es que habría que valorar el grado de verdad sobre lo dicho, esto se daría al nivel de los personajes, pues es ahí donde se decide si creerles o no.

En el relato de un acontecimiento, la utilización de la primera persona por parte del narrador, junto con la negativa a ser enjuiciado por la ausencia en pruebas de verdad sobre lo que está comentando (porque únicamente es testigo de éste), como mecanismo interno al texto, facilita la identificación por parte del lector para la penetración del universo fantástico.

Un escritor sobresaliente, dentro del género de lo fantástico, es Ernst Theodor Amadeus Hoffmann[5] de quien Todorov hace un cierto reconocimiento por la manera como sus cuentos son logrados, así como la influencia que llegó tener posteriormente sobre otros escritores de la talla de Edgar Allan Poe.

Respecto a Edgar Allan Poe, Harold Bloom menciona lo siguiente: “La fantasía es una facultad del ser humano, pero también una moda literaria. En Poe, la mayor parte de las veces, la fantasía se manifiesta en forma de pesadilla, y en ello reside la fuerza particular de este escritor... Poe soñó pesadillas universales; en consecuencia, seguirá asustando a los niños de todas las épocas y lo hará prácticamente en todas partes.”[6] Una de las cosas que en este caso no menciona Bloom, es lo referente a la manera como dichas pesadillas eran presentadas. Pues mucho de su éxito radica precisamente en esa incertidumbre generada en el lector.


Todorov anuncia la existencia, frecuentemente temporal, de lo fantástico en la duración de la vacilación; ya que usualmente llega el momento en el cual se ha de fijar una postura sobre lo que se percibe, según pueda determinarse la pertenencia o no de los eventos ocurridos a una “realidad”

El término “usualmente” es preciso, ya que no hace referencia a una circunstancia constante. Es decir, que deba ser siempre cumplida. De hecho, existen diversas muestras dentro de la literatura donde lo ambiguo, lo incierto, se mantiene hasta el final y más allá de la obra. Por dar un ejemplo, puede mencionarse la obra de Henry James: Otra Vuelta de Tuerca donde nunca termina por aclararse si en verdad hay fantasmas que rodean la propiedad o son alucinaciones de la institutriz motivadas por el particular ambiente en que se encuentra.[7]

Dentro de la literatura francesa, el ejemplo es dado por Prosper Mérimée en su obra: La Venus de Ille una estatua parece tomar vida y matar a un recién casado. La obra llega a su final y no se establece la certeza de la condición de ésta.[8]

En el caso de México, vale la pena mencionar parte de la obra de Amado Nervo la cual, en ocasiones, llega a inclinarse del lado de lo maravilloso. A manera de ejemplo sobre esto, se presenta el cuento de 1899: El Donador de Almas donde se toca el tema de la metempsicosis o la trasmigración del alma, como generalmente se le conoce.[9]




[1]Cita de Tzvetan Todorov incluida en la obra: Los géneros del discurso; la cual es mencionada por Múscolo Silvina: Tzvetan Todorov y el discurso fantástico, Campo de Ideas, Argentina (1ª Edición), 2005. [2]Referente a una breve biografía sobre Tzvetan Todorov puede consultarse en la página: http://www.bulgaria-italia.com/bg/info/letteratura/todorov/default.asp [3]Lovecraft, H.P. El Horror Sobrenatural en la Literatura y otros escritos, Editorial EDAF, Madrid, 2002. [4]"Fantasy provides me with a different way of looking at reality. My longtime editor, Lester del Rey, used to argue that Fantasy was the most difficult form of literature to write because it had to be the most realistic. What he meant was that if the reader couldn’t suspend disbelief long enough to accept the possibility of the story, then the writer had failed. I’ve come to believe he was right in his assessment." Perret, Patti, The Faces of Fantasy, Tom Doherty Associates Book, England 1996 (1ª edition) La frase en cuestión fue pronunciada por Terry Brooks. Para mayor información sobre Brooks, consultar: http://www.terrybrooks.net/ [5] Para una breve reseña, sobre la vida y trabajo de Hoffmann, puede consultarse la siguiente web: https://personajeshistoricos.com/c-escritores/eta-hoffmann/ [6]Bloom, Harold, El Futuro de la Imaginación, Traducción: Daniel Najmías, Editorial Anagrama, S.A. España 2002. Para más información sobre Edgar A. Poe consultar la siguiente dirección electrónica: http://www.eapoe.org/ [7]Asimismo, para una breve biografía sobre Henry James puede consultarse en la siguiente dirección electrónica: https://www.biografiasyvidas.com/biografia/j/james_henry.htm [8] Para una breve biografía de Mérimée, consultar en:

https://www.biografiasyvidas.com/biografia/m/merimee_prosper.htm [9] Asimismo, para obtener más información sobre este autor Nayarita, consultar la siguiente dirección electrónica: http://www.los-poetas.com/l/nervo.htm

¿Quieres dejar algún comentario?

© 2023 by Train of Thoughts. Proudly created with Wix.com